El espacio y el personaje

En la descripción del espacio ten siempre en cuenta que los adjetivos no pueden ser arbitrarios, no los malgastes, utilízalos para crear el ambiente emocional que quieres crear. Cada palabra cuenta. Elige entre fresco o frío, entre cálido o tórrido, colores chillones o brillantes o vibrantes, o apagados, deslucidos, diluidos.

La elección y descripción del espacio en función del ambiente psicológico o emocional del personaje es muy de Poe, pero también en La Regenta de Clarín encontramos ejemplos. Recuerdo ahora la presentación de Fermín de Pas, un hombre ambicioso y controlador al que Clarín sitúa en la torre de la Catedral para presentarlo. Aquí un ejemplo:
“El Magistral paseaba lentamente sus miradas por la ciudad escudriñando sus rincones, levantando con la imaginación los techos, aplicando su espíritu a aquella inspección minuciosa, como el naturalista estudia con poderoso microscopio las pequeñeces de los cuerpos. No miraba los campos, no contemplaba la lontananza de montes y nubes; sus miradas no salían de la ciudad. Vetusta era su pasión y su presa.”

¡Magnífico!

Pregúntate: ¿dónde va mi personaje cuando quiere relajarse o cuando quiere estar solo? Escribe una escena en el espacio elegido teniendo en cuenta los elementos que hemos señalado en este post.

 

 

Anuncios

Ejercicio con imagen

Durante las clases del taller de la temporada primaveral estuvimos trabajando a partir de imágenes los diferentes aspectos de la narración. Trabajo que resultó de lo más interesante y dio muy buenos relatos. Por lo que propongo aquí un ejercicio de escritura para trabajar la descripción del espacio a partir de una imagen.

habitacion-nueva-york-hopper
Habitación en NY, Edward Hopper

La idea es describir la situación de la fotografía. Mira la foto y pregúntate: ¿Qué está pasando? ¿qué hacen los personajes en ese espacio y en ese tiempo (día, noche, verano invierno, exterior-interior, año) ¿Qué les pasa? ¿Cuál es su estado emocional? ¿Quieren estar ahí o no quieren?

Utiliza la descripción del espacio de manera que exprese el estado emocional del o de los personajes. La descripción del espacio se refiere a lo que se puede percibir a través de los sentidos: formas, objetos, colores, olores, frío o calor, viento, calma, sensaciones físicas, sabores, sonidos. Si el personaje está obsesionado, por ejemplo, no sentirá el mundo exterior, en ese caso se puede describir negando:  «no se dio cuenta de que un gato pasó junto a ella, rozándole por un momento la pierna». O «no sintió la brisa fresca de aquella noche primaveral». Esto habla del estado emocional del personaje al tiempo que da cuerpo a la escena.

Empieza a escribir ahora. Este puede ser el planteamiento de un nuevo relato.